Zapatería Online Sevilla

Category: Información de interés

Cómo elegir sandalias según tu cuerpo

Cómo elegir sandalias según tu cuerpo

A todas nos ha pasado que nos hemos enamorado de unas sandalias ideales a primera vista, pero que a la hora de verlas puestas, no nos hacen sentir cómoda. No todos los zapatos sientan igual, y es que la forma de nuestro cuerpo o nuestra estatura influyen mucho en ello. Por eso hoy queremos darte algunos tips a tener en cuenta para que sepas cómo elegir sandalias según tu cuerpo.

Además, esto te resultará muy útil para saber cómo seleccionar tu calzado en tienda online, donde no hay posibilidad de probarselo previamente. ¡Toma nota!

Sandalias según tu estatura

Siempre se ha dicho que las mujeres altas deben huir de los zapatos de tacón pero, si te gustan, ¿por qué no usarlos? Simplemente debes tener en cuenta algunas pautas que harán que las sandalias favorezcan más a tu silueta. Puedes permitirte lucir zapatos recargados en detalles y colores, con talle alto. El tacón ancho medio te vendrá genial, y además, te recomendamos que te decantes más por las formas cuadradas y redondeadas antes que por el pico.

Si tu estatura es más bajita, puedes añadirle los centímetros que te apetezcan, pero sin pasarte con las plataformas, que pueden dar sensación de desproporción. ¿Y los colores? ¡Los nude están hechos para tí! Visualmente ayudan a alargar tus piernas. Evita los las cintas, los nudos y hebillas al tobillo. Al contrario que para estaturas más altas, tiene a usar formas más picudas y tratar de llevar el pie lo más descubierto posible, así que…¡ve preparando la pedicura!

 

elegir sandalias según tu cuerpo

 

Sandalias según tu cuerpo: tobillos y piernas

Uno de los dilemas más comunes es cómo disimular los tobillos anchos para dar más sensación de ligereza a nuestras piernas. Olvídate de los estilos romanos y de pala alta y dale una oportunidad a sandalias más abiertas. El empeine siempre al descubierto decorado con pedrerías o abalorios que llamen la atención. Las pulseras al tobillo y las lazadas darán más volumen a esta parte de tu cuerpo, por lo que trata de no abusar de ellas.

¿Y el tacón? En el punto medio está la perfección. Si es demasiado fino y alto, dará sensación de desequilibrio, mientras que si es demasiado ancho, aportará demasiado volumen. Por tanto, apuesta por un grosor intermedio que no de demasiada pesadez. Nuestra recomendación son los teep toes, con abertura trasera y dedos al descubierto. Te dejamos algunos modelos de Kelakika para que te inspiren.

 

cómo elegir sandalias según tu cuerpo

 

Sandalias según el tamaño de tu pie

El número de tu calzado también puede condicionar tu elección. Si calzas números grandes, los modelos más horizontales, con tiras y algo de volumen ayudan a disimular. Mientras que por el contrario, las sandalias más verticales, con más pie descubierto harán que tus pies parezcan más alargados. ¿Tienes problemas para encontrarlo? Pues llegó la solución. En Kelakika disponemos de una gran variedad de modelos Eva Frutos con números especiales, incluyendo 35 y 36. Sólo tienes que comentárnoslo y te asesoraremos lo mejor posible. Aunque , siguiendo estos consejos, sabrás cómo elegir sandalias según tu cuerpo a la perfección.

 

Cómo elegir el calzado correcto para el cuidado de los pies en verano

Cómo elegir el calzado correcto para el cuidado de los pies en verano

Cada verano, el cambio de calzado y la subida de temperaturas hacen que nuestros pies sufran. Dejamos de lado nuestras inseparables botas y la protección de los calcetines y damos paso a las sandalias. Este cambio a veces puede ocasionarnos molestias o problemas que nos impiden disfrutar al caminar en nuestro día a día.

Por ello, es importante tener claro cuál es el zapato idóneo para un óptimo cuidado de los pies en verano.¡Queremos ayudarte! Por eso te dejamos aquí algunas pautas que debes tener en cuenta en el momento de la elección de tus sandalias. ¿Estás preparado? ¡Toma nota!

Calzado abierto: imprescindible

Para mantener intacta la salud de nuestros pies hay que adaptarse a lo que las temperaturas demandan. Así que, es hora de empezar a usar zapatos abiertos para que los pies respiren y evitar así el exceso de sudoración. En invierno, llevar calcetines hace que estos absorban la humedad y ayudan a evitar la aparición de rozaduras y ampollas. Por eso, en esta estación del año debemos sustituirlos por un calzado de calidad que favorezca al cuidado de los pies en verano.

Evitar la suela totalmente plana

Aunque existe el tópico de que los tacones son muy perjudiciales para la salud, lo cierto es que son beneficiosos en su justa medida. Los zapatos con suela plana, al no ejercer amortiguación en la pisada, hacen que nuestros pies reciban impactos todo el tiempo. Esto podría ocasionarnos molestias en gemelos, tobillos y en el tendón de Aquiles. ¿Qué es lo que recomiendan los especialistas? Añadir a nuestra rutina entre 2 y 3 centímetros de altura en nuestras sandalias. Esto nos dará la comodidad que necesitamos para pisar fuerte, y por supuesto, siempre con estilo.

Un material de calidad: punto clave para el cuidado de los pies en verano

Por supuesto, uno de los requisitos que no pueden faltar en la elección de tus nuevas sandalias es un buen material. Lo ideal es que estén fabricados con materiales naturales que ayuden a mantener los pies secos. Es fundamental huir de otros como el plástico o polipiel, que además de perjudicar a la transpiración, pueden producir rozaduras o incluso quemaduras. En Kelakika, todos nuestros zapatos están confeccionados con piel 100% natural, que además de ser más saludable, los hace mucho más resistentes. Así podrás disfrutar de ellos más tiempo.

Una buena sujeción: comodidad asegurada

Aunque a veces solemos pensar que las chanclas son uno de los zapatos más cómodos, lo cierto es que es totalmente falso. De hecho, los podólogos no recomiendan en absoluto su uso de forma prolongada. Nuestros pies deben ir perfectamente sujetos al calzado mediante cordones, velcro, tiras o hebillas. El tobillo y el antepié deben ir reforzados, para que la sandalia se adapte a nuestro caminar adecuadamente.

Zapatos con plantillas de gel o plantillas extraíbles

Y como guinda del pastel para nuestros zapatos perfectos para este verano, no hay que olvidarse de las plantillas. Nuestros pies soportan todo el peso de nuestro cuerpo, por ello, es importante suavizar nuestro impacto al caminar lo máximo posible. Por eso, la plantillas de gel son el aliado perfecto para darnos el confort que necesitamos y prevenir molestias. Una mala pisada puede provocar dolores en nuestras articulaciones totalmente innecesarios. Muchos de los modelos de Eva Frutos que puedes encontrar en nuestra tienda online, llevan incorporados esta maravilla ¡100% recomendables!

Teniendo en cuenta estos consejos a la hora de realizar tu próxima compra de calzado, estas garantizando un óptimo cuidado de los pies en verano. Encuentra sandalias que reúnen todos estos requisitos en Kelakika. Y recuerda, si necesitas asesoramientos ¡estamos encantados de ayudarte! ¿Aún tienes dudas?

¿Por qué comprar zapatos de piel? ¿Cuáles son sus beneficios?

¿Por qué comprar zapatos de piel? ¿Cuáles son sus beneficios?

Ya sabemos que un buen calzado lo es todo para mantener nuestros pies sanos pero, ¿por qué siempre los expertos recomiendan comprar los zapatos de piel? La respuesta es bien sencilla, es uno de los materiales de mayor calidad que podemos encontrar en el mercado, ya que se adaptan a nuestra pisada y nos aportan un máximo de comodidad.

Por ello, desde Kelakika siempre recomendamos a nuestros clientes que primen la calidad y la comodidad por encima de todo, teniendo en cuenta que la salud de nuestros pies es muy importante. Si quieres saber todos los beneficios de la piel para nuestros zapatos, ¡te damos todos los detalles!

Beneficios de la piel

A la hora de elegir unos zapatos no solo nos debemos fijar en ellos desde el punto de vista estético, si no que también tenemos que tener en cuenta factores como la comodidad, la durabilidad y que no nos produzcan rozaduras y heridas. Todo eso lo podemos encontrar con un buen calzado fabricado con piel.

Aunque su precio suele ser un poco más elevado, se trata de una inversión que merece la pena y de la que con el paso del tiempo y del uso nos alegraremos. Entonces, ¿cuáles son sus principales beneficios?

1. Son más duraderos que el resto

Como ya hemos dicho, aunque al principio nos pueda suponer un mayor gasto, a la larga se convierten en una auténtica inversión, gracias a que su duración se prolonga mucho más en el tiempo que el resto de zapatos hechos de otros materiales. Si los cuidamos bien, pueden durar años en nuestro armario, acompañándonos en numerosos looks.

En Kelakika ya realizamos un post sobre cómo debemos cuidar los zapatos de piel para que estén siempre perfectos, por lo que solo te decimos que sabiendo bien cuáles son los cuidados necesarios, lucirán como nuevos.

2. Se ajustan a tu pie a la perfección

Otra de las principales características que tienen los zapatos de piel es que gracias a este material, son los que mejor se adaptan a nuestros pies. Se trata de un material muy flexible pero, a la vez, muy resiste, lo que hace que los zapatos se amoldan a la pisada a la perfección permitiéndonos ir con la máxima comodidad a todas partes.

A medida que pasan las horas, los pies se dilatan y ensanchan, por lo que tener unos zapatos de piel que se ajusten a ello es perfecto. Son ideales para todo tipo de pies, incluso aquellos que padecen algunas dolencias como los juanetes.

3. Transpiran menos y nos hacen sentir más cómodos

Gracias al calzado de piel, hacemos que nuestros pies transpiren menos y se acumulen menos bacterias y hongos, causantes de los malos olores en los pies. A su vez, esto hace que nos sintamos mucho más cómodos y confortables, evitando sudoraciones innecesarias.

Los zapatos de piel tienen además una fabricación mucho más minuciosa que hace que tengan menos costuras que nos puedan rozar, y aumente el bienestar para nuestros pies. Este material es ideal por tanto para todo tipo de pies, especialmente los más delicados.

4. Son tendencia y sinónimo de buen gusto

Si lo que buscamos son unos zapatos elegantes a la hora de vestir, no hay nada mejor que la piel para lucir espectacular. Es un material que marca la diferencia con respecto a los demás, haciendo que parezcas mucho más estiloso y elegante.

Además, son sinónimo de tendencia. La piel es un material que nunca pasa de moda, y es por eso que las marcas más prestigiosas de calzado apuestan siempre por utilizarlo.

Todos estos beneficios hacen de los zapatos de piel unos imprescindibles de nuestro armario, gracias a su durabilidad, comodidad, elegancia y estilo.

En Kelakika lo sabemos, y por eso apostamos siempre por modelos que cuenten con materiales de primera calidad, en los que la comodidad y el estilo no están reñidos.

Consejos para elegir el mejor calzado infantil

Consejos para elegir el mejor calzado infantil

La comodidad y el estilo son puntos fundamentales a la hora de elegir el calzado adecuado para nuestros pies, y cobran aún más importancia cuando hablamos de los más pequeños.

Por esto, debemos tener en cuenta ciertas premisas a la hora de elegir el calzado infantil adecuado, ya que los pies de un niño aún se están desarrollando, y es necesario que los zapatos se adapten bien a ese desarrollo y crecimiento. Si quieres saber cómo puedes elegir los zapatos ideales para tus hijos, en Kelakika te damos algunos consejos.

Elegir la talla adecuada

Lo primero que debemos hacer a la hora de seleccionar el calzado ideal para los más pequeños es saber bien qué talla necesitan, para que se adapte correctamente a sus pies, y les de libertad de movimiento. Aunque la media de crecimiento en los pies de los niños es de unos 8 milímetros cada tres meses, debemos evitar comprar zapatos de mayor tamaño para que les duren más, ya que si no llevan la talla correcta, podría provocarle inestabilidad, ampollas o heridas.

La mejor forma de elegir la talla correcta es midiendo la anchura y la largura del pie del niño, a través, por ejemplo, de la plantilla del zapato. Por lo general se suele encontrar una marca donde indica a la altura que tiene que quedar el dedo gordo.

Otra opción es obtener una plantilla exacta con la medida del pie del pequeño, y compararlas con los zapatos.

Probarse bien los zapatos

A la hora de probarse los zapatos, es importante hacerlo de una forma correcta, para asegurarnos que le queden a la perfección. Poner al niño recto y los zapatos en ambos pies es la manera.

Además, es importante elegir unos zapatos que sean adecuados y flexibles para ellos, con los que puedan jugar y correr sin el riesgo de que se hagan daños innecesarios en el pie. Es recomendable que los zapatos lleven algún tipo de refuerzo, tanto por delante como por detrás, puesto que tienen mucho movimiento y pueden desgastarse. Palpar bien el calzado es importante a la hora de decidirnos.

Hay que tener en cuenta la calidad del calzado

Además de la elección de la talla, es importante que el calzado sea de buena calidad. Debe cumplir ciertas premisas para que tengan la seguridad necesaria y sean lo más cómodos posibles para los pequeños de la casa.

Lo ideal para que los pies se desarrollen correctamente es que tengan una suela plana con sujeción, que sea flexible y resistente. Los cordones o el velcro son necesarios para que todo esté correcto a la hora de caminar. Además, la etapa infantil es en la que más se nos desarrollan los pies, y utilizar el calzado adecuado puede prevenir problemas futuros y trastornos.

¿Qué diferencia hay entre un supinador y un pronador? ¿Cuál es tu tipo de pisada?

¿Qué diferencia hay entre un supinador y un pronador? ¿Cuál es tu tipo de pisada?

Como os hemos ido contando en otras entradas de nuestro blog, la comodidad es sin duda uno de los elementos fundamentales a la hora de elegir un buen calzado que podamos usar para cualquier situación.

Pero también, es importante tener en cuenta que la elección de estos zapatos puede ayudarnos a prevenir trastornos asociados a ciertas dolencias, como el hecho de la pisada. Si quieres saber cuál es la diferencia entre supinador y pronador, qué tipo de calzado elegir, y cuál es tu caso, ¡desde Kelakika te damos todos los detalles!

La importancia de la pisada

Una de las características que más destacan a la hora de identificar la forma de caminar de una persona es su pisada. Aunque cada persona pisa de manera distinta, los especialistas han establecido tres grupos distintos de pisadas: pronador, supinador y neutro.

Además de tener en cuenta el grupo al que pertenezcamos por la forma de la pisada, es importante que acertemos con el tallaje, la amortiguación, y el calzado adecuado para nuestros pies, evitando así consecuencias dolorosas que nos pueden afectar a la hora de caminar.

Pie pronador

Es el grupo más numeroso en cuanto a personas con este tipo de pisadas, y se trata de una de las posturas más naturales a la hora de caminar. Consiste en un efecto fisiológico que hace que el propio pie se adapte a los diferentes tipos de terrenos y así evitar posibles lesiones. En este caso, el tobillo y el pie actúan como amortiguadores, dando seguridad a la pisada y realizándose de forma natural y adaptada. Las personas con la pisada pronadora hacen que el pie se incline hacia la zona interna en el momento de caminar. El problema lo encontramos cuando dicha inclinación es superior a lo que se suele estimar como normal.

Aun así, este tipo de pisada es una de las más comunes y estandarizadas entre la población, y no suele dar ningún tipo de problema a la hora de elegir el calzado más cómodo.

Variedades de pisadas

Pie supinador

Este tipo de pisada realiza el efecto contrario que los que tienen los pies pronadores. El pie supinador consiste en que de manera natural no lleva a cabo, o apenas lo realiza, el giro interno para salvar obstáculos del terreno, por lo que el pie se apoya casi por completo en su parte externa.

Se estima que tan solo el 10% de la población es supinadora, por lo que las características para encontrar unos zapatos que se adapten a la perfección a la pisada, son mucho más especiales.

Pie neutro

Por último, el tercer gran grupo de tipo de pisadas es el pie neutro o pie normal. Se trata de aquel que no ejerce ningún tipo de movimiento, ni hacia dentro ni hacia fuera, a la hora de caminar. Por tanto, cuando esa persona camina, realiza un desplazamiento lineal, ya que tanto el primer impacto como el segundo de apoyo, se hacen en línea recta.

Descubre los tipos de zapatos que nunca deben faltar en tu armario

Descubre los tipos de zapatos que nunca deben faltar en tu armario

Como ya os hemos contando en otros post del blog, elegir un calzado adecuado y que se adapte a la perfección a nuestros pies es fundamental para que estemos cómodas y nos sintamos a gusto.

Además, a esto hay que sumarle el estilo de esos zapatos, que se relacionan con nuestros gustos, la moda y las tendencias. Por tanto, lo ideal es que comodidad y estilo se unan en un mismo zapato. Por eso, desde Kelakika queremos recomendarte varios modelos que no pueden faltar en tu armario, y con los que además, te sentirás comodísima, ¡atenta!

Zapatos de entretiempo

Para esa época del año en la que no hace ni mucho frío ni mucho calor, elegir los zapatos que mejor se adapten a nuestras necesidades es clave para ir cómoda y a la vez, siguiendo las tendencias.

Las sandalias son una de las apuestas seguras para esta época del año. Son súper cómodas, las hay de mil y una formas y colores, y combinan con casi todo. Desde luego un acierto seguro.

Las manoletinas también son un estilo de zapatos que podríamos denominar de “entretiempo”. Son planos y nos cubren una parte del pie. También son famosas por la comodidad que nos aportan y la gran versatilidad que tienen a la hora de combinarlo con diferentes estilos.

Por último, dentro de los zapatos de entretiempo que no pueden faltar en tu armario se encuentran los zapatos con plataforma. Son tendencia esta temporada, y los podemos encontrar para llevarlos tanto con el pie descubierto como tapado. Si quieres ir súper cómoda pero a la vez con un poco más de altura, estos son tus zapatos.

Zapatos deportivos

Elige los zapatos deportivos

Otro de los zapatos que no pueden faltar en tu armario son los deportivos. Se trata de uno de los básicos, y que además, en los últimos años se ha estandarizado para que no solo sean sinónimo de realizar actividad física, si no que también podamos usarlos en nuestra vida diaria como un básico.

Por tanto, si lo que quieres es un look informal, las zapatillas son un calzado que nunca pasa de moda. Las podemos encontrar súper femeninas y combinables con falda, shorts, vaqueros, y en realidad lo que nos apetezca.

De miles de formas y colores, los zapatos deportivos son una apuesta segura por la comodidad para nuestros pies y la elegancia.

Zapatos de tacón y botas

Por último, entre los tipos de calzado que no pueden faltar en tu armario bajo ningún concepto son los de tacón, y las botas.

Los primeros son unos básicos en el armario de cualquier chica, sobre todo de las coquetas. Ya sea para un look más formal o uno un poco más casual, este tipo de calzado nunca falla y quedan espectacular. Estilizan la figura y nos hace un pelín más altas. Los podemos encontrar con el tacón grueso, fino, de tiras, cerrado, peep toes, en definitiva, de todas las formas imaginables.

Para acabar, no queremos dejar pasar la ocasión de recomendaros uno de los grandes básicos de cualquier armario, y súper utilizados durante el invierno, la primavera o el otoño: las botas o botines. Se trata de un calzado que nunca pasa de moda, y puedes utilizarlos casi en cualquier ocasión. Son ideales para un look casual, y no pueden faltar en tu armario.

Malformaciones en los pies, ¿cómo prevenirlas?

Malformaciones en los pies, ¿cómo prevenirlas?

Las deformaciones en los pies es una dolencia mucho más común de lo que pensamos, y la padecen numerosas personas, la mayoría en silencio. Tratarlas y prevenir que aparezcan son los elementos fundamentales para no padecer ese tipo de malformación.

Los juanetes, los dedos martillo y los dedos en garra son las dolencias más comunes que podemos encontrar, y elegir un buen zapato, que sea cómodo y confortable puede resultar clave a la hora de aliviar esos problemas. Si quieres saber cómo prevenirlas y tratarlas, en Kelakika ¡te lo contamos!

pies deformados

¿Cuáles son los principales achaques que sufrimos en los pies?

Juanetes

Los juanetes son una deformidad del dedo gordo del pie, o del primer dedo del pie, que provoca que nos salga una protuberancia en el borde externo del mismo. Una de sus principales causas puede ser que la persona haya nacido con algún tipo de deformidad en el hueso del pie, lo que hará que tengan más propensión a padecer esta malformación.

Otro tipo de enfermedades como los pies planos o los pies cavos pueden influir en que te aparezca en fastidioso juanete. Los síntomas más claros son el dolor de la articulación donde se localiza el juanete y la presión en los zapatos.

Dedos martillo

El dedo martillo es una deformidad del segundo, tercer o cuarto dedo del pie. Los dedos que tienen estos síntomas se doblan en la articulación media y causa grandes dolores a los que lo padecen, especialmente al utilizar calzado cerrado.

La causa más común para padecer este tipo de afecciones son el uso de zapatos cortos y estrechos que nos aprieten mucho los dedos y causen incluso deformaciones. Los músculos y los tendones del dedo se aprietan y se vuelven más cortos. Esta dolencia puede desarrollarse con el paso del tiempo por una mala elección del calzado, aunque también puede ser congénita.

Dedos en garra

Los dedos en garra es una deformidad o malformación que se produce en los dedos de los pies, excepto el dedo gordo, debido a que las articulaciones se estiran de manera excesiva y las de la parte media del pie se flexiona. Se denomina dedos en garra ya que la apariencia que toman los pies es similar a la de las garras de un animal.

A la hora de padecer esta patología, existen dos tipos diferentes: los dedos en garra flexible, que permite que se pueda manipular, y los dedos en garra rígida, los más graves ya que no se puede corregir esta deformidad.

¿Cómo podemos prevenirlos? ¿Y tratarlos?

Tratamiento

En función de la gravedad de cada deformación, el tratamiento tendrá que ser más o menos agresivo. Si la dolencia fuera muy fuerte, sería necesario recurrir a la cirugía. Cuando los dedos aún están flexibles se puede apostar por tratamientos no quirúrgicos.

Prevención de malformaciones

Como ya hemos mencionado, este tipo de dolencias en los pies son muy comunes, y en la mayoría de casos influyen los malos hábitos a la hora de elegir el calzado idóneo para nuestros pies. Aunque bien es cierto que influyen las condiciones genéticas, usar un calzado apropiado para nuestras necesidades es la clave

Por ello, desde Kelakika te recomendamos que a la hora de comprar los zapatos, tengas en cuenta los materiales y la comodidad del mismo. Si desde que somos pequeños nos acostumbramos a llevar calzado cómodo, nuestros pies lo agradecerán y además, prevendremos los posibles daños que puedan surgirnos con el paso del tiempo.

No dejes pasar la oportunidad de apostar por un calzado cómodo y a la moda, ¡tus pies te lo agradecerán!

Proceso de fabricación del calzado. ¿Cómo se hacen los zapatos?

Proceso de fabricación del calzado. ¿Cómo se hacen los zapatos?

El calzado ha sido y es parte de nuestra vida y nuestra vestimenta desde tiempos remotos. Desde su inicio hasta ahora han sido una parte importante para nuestros pies ya que tienen las propiedades que nos aportan resistencia, estabilidad y protección. Por suerte, desde los primeros zapatos que se utilizaban, que eran más bien una especie de bolsas para pies, se ha avanzado mucho. Pero, ¿cómo se fabrican los zapatos?

Todos los zapatos cuentan con diferentes partes. La primera, una parte superior que es flexible y que suele estar elaborada de cuero, plástico, fieltro o tela, entre otros materiales. Esta pieza termina de forma más o menos cerrada en el empeine y se une con la otra parte del zapato: la suela. Este elemento es mucho más pesado ya que y resistente ya que es el que soporta el impacto directo con el suelo y en el que apoyamos todo nuestro peso.

El proceso de fabricación de calzado es más o menos similar en todas las fábricas o talleres. Sin embargo, los zapatos de marca o de mayor calidad se elaboran mediante un proceso de alta producción teniendo en cuenta como factor vital la calidad de materiales y el cuidado en cada paso. Las marcas de calzado de mayor renombre se encuentran en Europa, principalmente, Italia, España e Inglaterra. Estas marcas prefieren aportar un valor añadido con un proceso más artesanal y, así, marcar la diferencia. ¿Cuál es este proceso?

El proceso de producción de cualquier zapato consta de seis fases: diseño,  patronaje, corte, aparado, montado y acabado. Por eso, antes de comenzar a dar cualquier paso, es indispensable realizar el diseño y patronaje del zapato. Igual que en cualquier otro ámbito, no podemos empezar a fabricar o crear algo sin un boceto o esquema que resuma el trabajo que vamos a realizar.

Vamos con el molde

Una vez tengamos el diseño del zapato, debemos hacer un molde que puede ser de hierro, plástico y otro material. Antiguamente estos moldes se hacían a mano de forma artesanal, siguiendo esos patrones mencionados anteriormente. A día de hoy se utilizan las nuevas tecnologías para fabricar estos moldes y ahorrar tiempo. Así, se consiguen prototipos de horma que se adaptan a la ergonomía del movimiento del pie que, junto a las formas y materiales adecuados, ayudan a crear zapatos de mayor calidad.

Seleccionar y cortar el material

Es el momento de seleccionar con cuidado el material de cada una de las piezas del calzado. Estos materiales pueden ser lona, cuero, piel natural, piel sintética… Antiguamente, el artesano zapatero cortaba manualmente cada pieza. Escogía y seleccionaba minuciosamente la parte de la hoja de piel que convenía más para cada pieza. Además, debía tener en cuenta la dirección en la que se extendía la piel para cortar de forma longitudinal o transversal.

Es decir, este paso era uno de los factores clave a la hora de fabricar un zapato. Si la piel no no era de calidad o se cometía algún error a la hora de cortarla, el calzado podría perder su solidez. Al contrario, si se realizaba el trabajo con minuciosidad, contribuía de forma sustancial a su belleza y robustez.

Proceso de cosido

Las piezas de piel se agrupan por talla, se colocan y se marcan las guías para saber dónde irán las costuras. El proceso de cosido varía en función del material. El cuero es más duro que la tela por lo que pueden llegar a usarse dos agujas para facilitar el proceso. Las partes que vamos a preparar son el empeine, lengüeta, talón, palas y el forro interior. Es importante unir estas piezas de forma firme y con cuidado ya que marcarán la durabilidad y la belleza del resultado final.

Existen diferentes formas de unir estas piezas como el cosido convencional, el cosido blake, san crispino, cosido guante… Todas ellas tienen algo en común. Se utilizan máquinas de coser especiales para piel que aportan un resultado resistente pero limpio y cuidado. En este paso se montan todas las piezas superiores del calzado y se le da forma tridimensional.

Unión con la suela

En este paso, se ensambla, se monta y se realiza el acabado del calzado. Se coloca el molde tridimensional del paso anterior en la horma y se cosen los lados y se monta el talón. Es importante que en este paso se revise si hay algún sobrante de piel por algún lado y se rebaje con una cuchilla o se lije para que no quede ningún defecto que afecte a la comodidad del zapato.

Una vez unido el talón y cortada toda la piel sobrante, se pasa por los hornos para estabilizar la horma. Este paso es de gran importancia ya que mantiene unidas todas las piezas de distintos materiales. Es decir, aquí es donde se decide la durabilidad del producto final.

Es el momento de añadirle la suela. El primer paso es encolar ambas partes con adhesivo especial. Existen distintos tipos que se usarán en función del material de la suela y de piel que se haya usado. Independientemente del tipo, el adhesivo se aplica sobre las dos partes, se deja secar y se realiza la unión de ambas piezas. Una vez colocadas ambas piezas, se fija el pegamento con calor para aportar mayor resistencia al zapato y se prensa.

Proceso de cosido de la suela

En otro tipo de calzados, este paso se salta. Sin embargo, en aquellos zapatos de calidad superior, es un proceso indispensable ya que marca la diferencia de durabilidad. Existen diferentes tipos de cosido que, además de aportar mayor resistencia, añaden un toque distintivo. El cosido puede hacerse en el interior del zapato para lograr un diseño más limpio. Sin embargo, en este tipo de costuras se utilizan una plantilla entre la suela y la parte superior del calzado por lo que el resultado es menos flexible. Todo depende del tipo de zapato que queramos al final.

Revisión del calzado y acabado final

Llega el paso final. Una vez hemos unido todas las piezas y cosido la suela, se colocan todos los pares de zapatos por tallas. Se observa cada par de forma minuciosa para ver si alguno de ellos tiene algún defecto. Si este defecto se puede solucionar, este és el momento. Sin embargo, puede que tengamos que desecharlo.

Una vez nos hayamos cerciorado de que la calidad de cada uno de los zapatos es la que queremos y que ninguno de ellos tiene ningún defecto, es el momento de juntarlos por pares. Es decir, una zapato para cada pie para cada talla. En este paso se cuida que los zapatos que se elijan para cada pareja sean similares en cuanto a textura, tonalidad y dibujo. Al ser de piel natural, cada uno de los zapatos tendrá ciertas características marcadas por la piel de origen. Por eso, se intenta encontrar ese par que sea lo más parecido posible.

La mayor parte del trabajo está hecho, solo queda pulir los detalles. Es el momento de limpiar los zapatos para retirar residuos de adhesivo, lijar bien los bordes o aplicar tintes especiales. Si el zapato es de cuero, toca darle brillo para sacarle todo el potencial y que luzcan perfectos. Se pueden utilizar cremas a base de cera u otros productos que le aporten otras capacidades como la impermeabilidad.

Es importante aclarar que este es un proceso general. Cada fabricante tiene sus mecanismos que han ido perfeccionando a lo largo del tiempo a base de experiencia. Cada vez es más difícil encontrar procesos tan artesanales cuyo producto final sea de tan alta calidad. El proceso de fabricación es lo que marca la diferencia en cuanto a calidad. Por eso, es importante conocer cómo se fabrican los zapatos para poder elegir con inteligencia.

Clases de pieles para calzado, ¿cuáles son sus beneficios?

Clases de pieles para calzado, ¿cuáles son sus beneficios?

Desde el origen del calzado se han utilizado distintos tipos de pieles naturales para fabricar este producto con el fin de aportar soporte a nuestros pies, comodidad y estilo. Los zapatos de piel natural tienen sus ventajas frente a los de piel sintética. En primer lugar, los materiales naturales son más flexibles y blandos. Por eso, se adaptan mejor al pie y son mucho más cómodos. Además, es un producto transpirable, más duradero por su flexibilidad y evitan rozaduras y heridas superficiales. Estas ventajas son generales para todo tipo de calzado de piel natural, pero ¿qué tipo de pieles existen y cuáles son sus beneficios?

Piel de cordero

La piel de cordero española es una de las pieles más cotizadas a nivel mundial. Una prueba es el uso que se ha hecho de este material a lo largo de la historia para todo tipo de prendas de marroquinería. Bolsos, carteras y calzado fabricado con una piel considerada de las más suaves. Es conocida por ser fina, suave y con poco brillo. Por eso, el calzado producido con este tipo de piel suele ser un zapato cómodo, resistente y con mucho estilo.

Es un material realmente elástico y se emplea, principalmente, para forros interiores. Suele ser de tonos más bien oscuros por lo que se suele ver en tonos grises y, sobretodo, negros. Su principal característica es que es una piel aislante por lo que ayuda a mantener el calor. Es perfecto para calzado de invierno. Sin embargo, también es una piel absorbente por lo que, aunque estemos en verano y haga calor, mantiene los pies secos.

Piel vacuna

Como su nombre indica, se obtiene del ganado bovino. Se caracteriza por ser gruesa por lo que suele usarse para obtener varias capas de piel aunque la más usada es la piel externa. Es una piel poco engrasada, grande y fuerte aunque tiene un tacto suave. Tiene una estructura maciza pero maleable por lo que se usa para fabricar calzado resistente y flexible. Es un material perfecto para zapatos deportivos y de uso diario aunque también se puede ver en calzado elegante. Su principal ventaja es la durabilidad y su resistencia al desgaste y a las perforaciones.

Piel de ciervo

La piel de ciervo es conocida por su gran elasticidad y suavidad. Es una de las pieles más flexibles y que mejor se ajusta al pie del mercado. Por eso, el calzado fabricado con este tipo de piel son perfectos para aquellas personas que suelen padecer juanetes y heridas superficiales. Al adaptarse a la forma del pie a la perfección, reduce la presión y, por lo tanto, los puntos de dolor.

Además, es un tipo de piel muy resistente por lo que se usa para fabricar distintos tipos de zapatos. Sin embargo, es el tipo de piel más delicada de todas por lo que debemos tener cuidado y limpiar nuestros zapatos con cautela. Cuidar y limpiar unos zapatos no es complicado.

Piel de cabra

Este tipo de piel es conocida por su gran calidad ya que su estructura es compacta aunque flexible. Por eso, se suele utilizar en industrias de pieles finas y en la confección de productos de alto precio. Es un material extremadamente fino aunque muy resistente por lo que es ideal para cualquier tipo de calzado.

Existen diferentes tipos que se utilizan para distintas partes del calzado y otros productos. La piel de ante es una piel fina y muy agradable al tacto aunque resistente por lo que es perfecta para calzado y bolsos. También podemos encontrar piel de ante de confección que se usa principalmente para ropa. Tenemos la piel de napa o piel de cordero de confección. Se usa habitualmente para trabajos textiles. Por último, la piel laminada de cabra. Es bonita y muy suave, ideal para decoraciones y complementos.

Piel de cerdo

A pesar de lo que podamos pensar, la piel de cerdo es realmente suave. Sin embargo, es conocida por su resistencia gracias a la porosidad que posee. Se conoce que es de menor calidad que el resto que hemos comentado anteriormente aunque es de las más resistentes. Por eso, se emplea principalmente para fabricar forros interiores. Son perfectos para crear zapatos duraderos y transpirables que nos acompañen muchos años y nos hagan la vida un poco más cómoda.

Ahora ya podemos diferenciar los diferentes tipos de piel que se usan para fabricar nuestro calzado. Podemos saber la calidad de los mismos con solo un vistazo. Sin embargo, si tienes dudas, consulta siempre la etiqueta del zapato o pictograma. Así, podrás saber si el material que han utilizado en la fabricación es piel natural o sintética. ¡Que no te den gato por liebre!

Calzado cómodo, ¿por qué es importante usarlo?

Calzado cómodo, ¿por qué es importante usarlo?

Cuando elegimos calzado o vamos a comprar zapatos nuevos, solemos darle prioridad a la estética y al diseño de estos en vez de a la comodidad. No nos damos cuenta de lo importante que es cuidar una de las partes del cuerpo que más usamos en nuestro día a día y que soportan nuestro peso natural, los pies.

¿Por qué es importante usar zapatos cómodos?

Usar zapatos de piel cómodos es fundamental para evitar lesiones típicas que pueden aparecer en nuestras extremidades. El 14% de la población tiene lo que llamamos dedo griego. Esto, significa que poseen el segundo dedo más largo que el primero al que llamamos dedo gordo. Este tipo de dedo no es perjudicial de por sí, pero si puede llegar a serlo si no elegimos con cuidado nuestro calzado causando inflamaciones, dolores o daño en la uña.

Otra lesión común es el dedo martillo. Una deformidad en forma de garra causada en los tendones de los dedos que normalmente mantienen rectos. La causa más común de este tipo de daño es el uso de calzado estrecho o demasiado apretados.

La importancia de la calidad de los materiales

Por eso, es imprescindible que antes de lanzarnos a la compra de un nuevo par de zapatos elijamos unos zapatos de piel cómodos. En primer lugar, debemos conocer bien cuáles son los materiales con los que se han fabricado. El calzado de piel natural es el más indicado ya que la piel permite respirar correctamente a nuestros pies. Así, evitaremos sudoración excesiva, hongos y otros problemas relacionados.

Las botas y botines deben tener un buen soporte. Debemos mirar cuidadosamente la calidad de la suela. Esta debe ser flexible para adaptarse a nuestros pasos. Así, facilitaremos el caminar sin ocasionar molestias o cansancio excesivo. Las suelas de goma absorben perfectamente el impacto de casa paso siendo los zapatos más cómodos para mujer.

Plantillas de gel extraíbles

A veces, todo esto no es suficiente y notamos que las botas o tacones nos causan molestias en el talón y la planta. Si necesitamos un plus de comodidad los zapatos con plantillas de gel extraíbles son perfectos, sobre todo para aquellas personas con pies delicados o que necesitan corregir o cuidar alguna lesión concreta.

Si pensamos en la cantidad de horas al cabo del día que estamos andando o corriendo de lado a lado nos daremos cuenta de que mantener los pies sanos es uno de los aspectos más importantes. Por eso, usar zapatos cómodos es una experiencia única que ayuda a cuidar la salud de tus pies y, por lo tanto, tu salud general.

X